HISTORIA Y RELIGIÓN

Morano Calabro
PARQUE NACIONAL DE POLLINO

comunidades arbëresche y cultos marianos

Un fascinante viaje a través del tiempo y en la historia de una zona habitada desde la Edad de Piedra, como lo demuestran los signos del majestuoso mural del buey en la Grotta del Romito di Papasidero de más de once mil años. Un camino que atraviesa los pueblos del Pollino de época romana, como Morano Calabro, el fascinante pueblo en semicírculos que encantó a Esher que lo retrató varias veces, los pueblos fundados por los lombardos, como el antiguo pueblo de Laino castello, y los núcleos habitados por las comunidades arbëresche, derivados de las migraciones de refugiados y combatientes albaneses que se instalaron aquí a partir del siglo XV, Frascineto, Civita, Firmo, Lungro, Acquaformosa, San Costantino y San Paolo Albanese, estos últimos en el lado lucano del Parque. Son comunidades muy unidas donde, junto con la lengua, siguen vivas las costumbres arbëresche y los cultos de la fe ortodoxa. Muchas iglesias de la zona pertenecen a esta confesión, y la más importante es la de San Juan Bautista en Acquaformosa. Otros lugares de especial interés de la espiritualidad cristiana son los santuarios marianos, ubicados en áreas naturales de rara belleza, que atraen a fieles de todas partes, como la Madonna del Pollino en San Severino Lucano, Santa Maria delle Armi en Cerchiara di Calabria, que alberga la imagen milagrosa de la Virgen negra y la Madonna del Pettoruto de San Sosti, un santuario dominado por las ruinas de la antigua ciudad-fortaleza bizantina Kastron dei Casalini. En Ferramonti di Tarsia, en cambio, se encuentra el campo de internamiento fascista más grande de Italia, una dramática fase histórica del siglo XX reconstruida en el Museo de la Memoria.
Storia e Fede
centro storico Tiriolo
PARQUE NACIONAL DE SILA

en la ruta de Joaquín de Fiore

Continuando hacia el sur llegamos al Parque de la Sila donde, entre los vestigios más antiguos de presencia humana, se encuentran los del pueblo neolítico que surgió en la orilla sur del lago Cecita que data del 3.500 a.C. Reserva maderera para las ciudades de la Magna Grecia de la costa jónica, en la época medieval la Sila se convirtió en refugio de filas de monjes basilianos que construyeron monasterios que aún hoy se pueden visitar como Santa Maria del Patire cerca de Rossano. Hay una espiritualidad palpable en los lugares de culto fundados por monjes ermitaños, beatos y santos como: la extraordinaria Abadía Florense de San Giovanni in Fiore construida en el siglo XIII. no lejos del proto-monasterio edificado gracias al erudito abad Joaquín de Fiore, destruido por un incendio en 1214; y el Santuario de San Humilde fundado por el Beato Pietro Cathin, enviado por San Francisco de Asís para fundar la Orden Franciscana, en Bisignano, ciudad de origen milenario, obispado, que unía su destino a la fortuna de los príncipes Sanseverino. La Sila griega, en cambio, se caracteriza por la presencia generalizada de las comunidades arbëreshe, a partir de la ciudad de San Demetrio Corone. A los pies de la Sila Pequeña, más al sur, encontramos el pueblo de Taverna, donde nació el famoso pintor Mattia Preti en 1613, del cual el Museo Cívico alberga preciosas obras; continuando en dirección de las Sierras entcontramos Tiriolo, un pueblo habitado desde el Neolítico y desde cuyas alturas se pueden admirar los dos mares, así como en el cercano Grifalco, un pueblo de origen medieval ubicado en el punto más estrecho del istmo de Catanzaro, por el que pasaba la antigua carretera de la Magna Grecia que conectaba el Mar Jónico con el Tirreno.
Panorama S. Nicola da Crissa
PARQUE NATURAL REGIONAL DE SERRE

en los bosques entre cartujas y minas

El viaje sigue en dirección sur hacia el Parque de las Sierras y pasa por Monterosso, el pueblo de origen medieval con una antigua mina de grafito activa hasta la segunda mitad del siglo XX, un mineral ahora propuesto en el tradicional teñido natural de tejidos. En el pueblo encontramos el Museo multimedial de las Sierras de Calabria que cuenta la historia de esta tierra y de sus comunidades. Luego encontramos San Nicola da Crissa, "el balcón de Calabria” que permite de admirar al Etna, y luego Torre di Ruggiero, una ciudad fundada por los normandos con su Santuario de la Madonna delle Grazie llamado la Lourdes de las Sierras. Desde aquí, la ruta serpentea hacia uno de los tramos más fascinantes y malvados de la Ciclovía, el de la Sierra de San Bruno donde, en medio del bosque, aparece repentinamente la primera cartuja de Italia, construida entre 1090 y 1101 por Bruno de Colonia, fundador de la Orden, el Santo enterrado en el cercano Santuario de Santa Maria del Bosco. La Cartuja es un lugar de profunda espiritualidad que los monjes aún experimentan hoy y que los visitantes pueden conocer gracias a un recorrido narrativo muy atractivo. Un majestuoso monasterio que se parece al Convento de los Padres Dominicos de la cercana Soriano Calabro, uno de los más importantes de Europa, destruido por el terremoto de 1783 y cuya grandiosa fachada aún se puede admirar, en un contexto monumental único. Continuando hacia el sur, la Ciclovía conduce a Mongiana donde encontramos la Ferdinandea, el imponente centro de producción de hierro fundido querido por los Borbones y dedicado a Fernando II, conjunto urbano que puede ser visitado íntegramente y es enriquecido por el Museo Fábrica de armas, no lejos de uno de los monumentos simbólicos de Calabria, la Catedral de Stilo.
Storia e Fede
Gambarie, Mausoleo di Garibaldi
PARQUE NACIONAL DE ASPROMONTE

donde se oye el viento de la historia

Llegando al corazón del Aspromonte, la Ciclovía pasa por Fabrizia, la ciudad fundada por el Príncipe de Roccella Fabrizio Carafa en el siglo XVI, que siempre ha sido un lugar de intercambio entre productos de montaña y marinos. Del Passo del Mercante, un paso que en la época de la Magna Grecia conectaba las dos costas de la región, y Piani di Zervò, donde se encuentra el antiguo sanatorio Vittorio Emanuele II entre densos bosques de hayas y coníferas, llegamos a Canolo, un magnífico pueblo de montaña entre dos cañones en las "Dolomitas del Sur". El viaje continúa en dirección a Gambarie, cruzando los caminos de los bandidos que conducen a la cima de Montalto, el pico más alto del Aspromonte desde el que se puede disfrutar de unas vistas impresionantes, desde el este de Sicilia hasta la Sila, desde el mar Jónico hasta el Mar Tirreno, en cuya dirección, en el pinar centenario de Sant'Eufemia di Aspromonte, encontramos el gigantesco árbol sobre el que se apoyó el general Garibaldi, herido en agosto de 1862, y del que un mausoleo recuerda los hechos. En dirección al Mar Jónico, sin embargo, encontramos el Santuario de la Madonna di Polsi (862 m), "A Madonna dâ Muntagna", donde se celebra una de las fiestas más sentidas de las poblaciones del Aspromonte, en un contexto naturalista incomparable que encantó al escritor e ilustrador Edward Lear en su viaje a Calabria en 1847, que escribió: «Sin duda una de las escenas más significativas que nunca haya visto». El último tramo de la Ciclovía es el que desde el Monte Basilicò, entre los picos más bellos del Aspromonte, conduce al mar, a la espléndida Regio de Calabria, "lugar del viento", una de las ciudades más antiguas de Europa, y una de las primeras colonias griegas fundadas en Italia, en un territorio ya habitado por Ausonios y Enotrios. Una historia de mil años atestiguada por los hallazgos exhibidos en el Museo Arqueológico Nacional e idealmente encarnada por los asombrosos bronces de Riace que se exhiben aquí.
espirituales históricos aventureros

caminos y senderos

Por los aficionados del senderismo y de los paseos al aire libre, Calabria ofrece rutas muy fascinantes. Entre la Sila y el mar está el itinerario de San Francisco de Paula, que comienza en San Marco Argentano y termina en Paula, en el Mar Tirreno; más hacia el interior, la Sila ofrece el camino de Joaquín de Fiore, desde la Abadía de Corazzo hasta San Giovanni in Fiore. En el corazón del Aspromonte se extiende el sentiero dell’inglese, el camino del inglés, que sigue los pasos del escritor y diseñador Edward Lear; mientras que entre el Aspromonte y las Sierras se puede recorrer el malvado Sentiero dei briganti, el Camino de los bandidos, desde Gambarie hasta Stilo. Por fin, las 31 etapas del Camino Italia del CAI ofrecen la oportunidad de recorrer toda la cordillera de los Apeninos, desde Monte di Reggio hasta Morano Calabro.
per saperne di più

Newsletter

Please enable the javascript to submit this form

© Ente Parco del Pollino | All rights reserved.